De bebé a niño
(0-3 años)

Los tres primeros años de su hijo están llenos de descubrimientos y marcados por un desarrollo increíble. En ellos aprende a aguantarse de pie, caminar y hablar. Si su hijo sufre una pérdida auditiva, su capacidad de desarrollo del habla depende de recibir la atención adecuada desde el principio.

De ser una extensión de sus padres a convertirse en una persona independiente

Durante esta etapa, los niños dejan de verse como una extensión de sus padres y desarrollan un concepto específico de su individualidad. Al principio, lo más importante es: «¿Puedo confiar en mi entorno? ¿Se atiende a mis necesidades básicas?». Después se van volviendo más curiosos e independientes.

El cerebro del niño necesita estimulación sonora desde el primer día para diferenciar los sonidos y reconocer el habla. Los niños con audición normal empiezan reconociendo la voz de sus padres y hermanos en casa. Oír la voz de los padres no solo es importante para el desarrollo del habla sino también para que el niño se sienta seguro y cómodo en un mundo nuevo en el que un desarrollo saludable depende de la capacidad de sentir confianza y de que se atiende a las necesidades básicas. Los niños también reciben por el oído información muy importante que los estimula intelectual y socialmente: ¿Me está elogiando mi madre? ¿Me está haciendo una pregunta? ¿Está criticando lo que hago?

Estimulación sonora y lenguaje

Los cimientos del habla se colocan en una fase muy temprana de la vida. Los niños escuchan constantemente incluso antes de aprender a hablar. Durante esta fase, es importante que el niño disfrute de una exposición adecuada a los sonidos y al habla.

Durante los primeros 5 meses aprenden a distinguir los diferentes sonidos del flujo de habla en unidades independientes (discriminación fonética) y empiezan a balbucear. Al final de la fase de balbuceo, el niño experimentará más con el uso de diferentes palabras. Empezará usando palabras independientes, seguidas por combinaciones de dos palabras y, más tarde, por frases, antes de conocer más de mil palabras a los 3 años. Si un niño tiene pérdida auditiva, existe el riesgo de que se quede atrás en cuanto al desarrollo del habla. Por eso es tan importante una exposición adecuada al sonido y al habla.

Más información sobre la importancia de la audición

Charla insustancial con mucho impacto

Como su hijo pasa la mayor parte de su infancia en casa, depende de su estimulación constante. Todos los temas son buenos, lo importante es hablar.

Cuanto más hable con su hijo, más influirá en su éxito futuro al hablar, leer y escribir. Puede decirle lo que está haciendo o hablar sobre algo que los dos estén viendo. 

También debe aprender tres hábitos básicos de comunicación

Hable mucho

Hable como si hablase con un bebé: vocales largas, tono alto, expresión facial exagerada y frases breves y sencillas.

Cambiar el orden y ampliar/reelaborar

Utilice palabras y construcciones diferentes. Si su hijo dice algo, amplíe o reelabore la gramática. Utilice la entonación para destacar las palabras que ha añadido.

Haga música

Cante canciones, recite poemas, juegue a juegos de cantar y toque música o haga ruido con su hijo utilizando instrumentos o lo que tenga a su disposición.

Leer libros

Lectura dialogada, de forma que el niño participe activamente en un libro que leen juntos. Lea el mismo libro varias veces.

Utilice el lenguaje corporal y signos

Utilice signos o combine signos sencillos con palabras. No olvide usar también el lenguaje corporal.

Utilice objetos

Utilice objetos para iniciar conversaciones. Señale objetos y diga cómo se llaman.

  • Ayude a su hijo 

    Su hijo puede empezar por poner el audífono en la caja de secado por las noches, traerle los audífonos y usar su propia voz para ver si funcionan.

  • Exposición al sonido

    Permítales utilizar juguetes con sonido o instrumentos musicales, dispositivos de alarma y, cuando estén preparados, la televisión.

  • Utilice una comunicación clara

    Aprenda las 3 reglas básicas de la comunicación clara y enseñe a los hermanos, abuelos y amigos a utilizarlas.

Para empezar en el mundo con buen pie

Cuanto antes reciba los audífonos, mejor para el niño. Gracias a la tecnología actual, los bebés pueden llevar audífonos a las pocas semanas o meses de nacer. Los audífonos Oticon con tecnología BrainHearing ayudan a los niños a interpretar el mundo que los rodea.

Los audífonos amplifican la señal del habla hasta que se parezca lo más posible al original de modo que el cerebro del niño recibe un sonido útil para relacionarlo con el significado. Aunque la pérdida auditiva tiene lugar en el oído, el verdadero efecto se produce en el cerebro. Es el cerebro el que interpreta el sonido y necesita estimulación para desarrollarse.

Los audífonos con tecnologíaBrainHearing™ ayudan a su hijo a aprender:
• Hacen que su hijo reciba una amplificación más clara y constante
Permiten a su hijo acceder a más detalles del habla para desarrollar mejor el desarrollo del lenguaje
• Ayuda al cerebro del niño a interpretar el sonido para sacar el máximo partido a la audición

Los padres no tienen que preguntar si el niño recibe el sonido: deben saberlo. Por eso, los audífonos pediátricos de Oticon disponen de luces de LED que indican que están funcionando correctamente.

Audífonos Oticon para niños

Recuerde: es importante que su hijo lleve los audífonos todo el día. Esto puede ser más difícil a medida que el niño se va haciendo más independiente y puede intentar quitárselos o perderlos mientras juega. Hable con su audiólogo protésico sobre la posibilidad de usar un dispositivo de sujeción Safe-Line de Oticon u otras medidas para evitar que el niño se quite los audífonos.

Siguiente fase
Preescolar (3-6)

Al crecer, los niños con pérdida auditiva se enfrentan a una serie de retos en diferentes etapas vitales, desde los primeros años hasta los años de escolarización y más allá. El aprendizaje y el progreso de los niños cambian con el paso del tiempo y debe evaluar constantemente las necesidades del niño. Cada nuevo concepto de sí mismo y cada nuevo conjunto de habilidades dan como resultado cambios en el comportamiento. ¡Preste atención a las señales para poder ayudar!

Para dar los primeros pasos en la socialización y en el paso a entornos de escucha más complejos requiere una buena audición. Durante esta fase, el niño debe desarrollar la complejidad y la riqueza del lenguaje para prepararse para la escuela.

Más información

  • Por qué es tan importante que el niño oiga

    Su hijo usa la audición para aprender a hablar, a leer y a escribir y también, lo que no es menos importante, para desarrollar las habilidades sociales.

  • Educar a un hijo con pérdida auditiva

    Cómo equilibrar su papel protector con dar a su hijo la autonomía necesaria para disfrutar de todo lo que le ofrece la vida.

  • En la escuela primaria (6-12 años)

    El aula es un entorno de escucha complejo. Descubra las soluciones y cómo pueden ayudar a su hijo.

  • Audífonos Oticon para niños

    Explore nuestras soluciones de audífonos para niños con pérdida auditiva de leve a moderada y de severa a profunda.