Implique a la familia

Cuando a un niño tiene pérdida auditiva, tanto el niño como sus padres reciben mucha atención. Pero la pérdida auditiva afecta también al resto de la familia.

Trabajo en equipo en casa

Aunque su hijo lleve audífonos, sigue teniendo una pérdida de audición, y sus familiares, amigos y familiares tendrán que adaptarse a la situación. Educar a un niño con pérdida auditiva exige mucha paciencia por parte de toda la familia. El mejor consejo para su familia es actuar en equipo y aprender a adaptarse juntos.

Como padre, el orden de nacimiento de su hijo con pérdida auditiva afectará a sus expectativas como padre. No es lo mismo que sea el hijo mayor, el del medio o el más joven; también influye la diferencia de edad entre los hermanos y el tamaño de la familia. Si su hijo con pérdida auditiva tiene un hermano más pequeño, es importante que se le permita ser el mayor y no dar más responsabilidad al hermano pequeño porque su audición es mejor.

Cómo gestionar las reacciones emocionales de los hermanos: una estrategia podrá ser tener reuniones familiares en las que pueda responder preguntas, hablar de temas importantes y ayudar a sus hijos a expresar lo que sienten y a gestionar sus emociones de forma positiva.

Cómo gestionar las reacciones de los amigos de sus hijos: otra estrategia útil es invitar a casa a los amigos de su hijo. Si muestra una actitud abierta e informativa y los anima a hacer preguntas, hará que les resulte más fácil aceptar la pérdida auditiva de su hijo.

Más información sobre el entorno del niño y su vida social

Implique a los abuelos y hermanos

Los estudios han revelado que la mayoría de los niños que nacen con una pérdida auditiva pertenecen a familias donde son los únicos (o prácticamente los únicos) con esas dificultades. Los abuelos y los hermanos deben aprender la forma de comunicarse con su hijo.

Los abuelos
Puede que los abuelos también sufran una pérdida auditiva relacionada con la edad. Tienen que entender que sus experiencias son muy diferentes a las de su hijo y que no pueden compararse, ni positiva ni negativamente. Los abuelos pueden ayudar a sus nietos con positividad y cariño y deben evitar tratar al niño de forma diferente a los otros nietos.

Los hermanos
Muchas veces nos olvidamos de los hermanos pero tener un hermano o una hermana con pérdida auditiva afecta mucho. Es importante ser optimistas y abiertos e informarlos sobre la pérdida auditiva y los audífonos. Tal vez oigan comentarios de otros niños como «¿Por qué tu hermano habla tan mal?» o «¿Qué es esa cosa que lleva?». Enséñeles cómo deben responder y no olvide dar ejemplo.

  • Anímelos a jugar juntos

    Al igual que los niños de diferente edad, los niños con diferentes capacidades auditivas pueden necesitar ayuda o estrategias para jugar juntos. Felicítelos por su éxito y recuerde que, aunque su hijo con audición normal tiene que tener paciencia, también tiene derecho a marcar sus límites.

  • Todos pueden ayudar

    Es más fácil pedir ayuda a un niño con audición normal si necesita que haga algo, sobre todo cuando tiene prisa. Sin embargo, todos los niños pueden ayudar en la casa de acuerdo con su edad aunque tarde un poco más en explicar las cosas.

  • Los hermanos no son intérpretes

    No utilice a su hijo con audición normal como intérprete para que le diga lo que ha pasado cuando usted no estaba ni lo llame para comer esperando que avise a su hermano con pérdida auditiva.

  • Por qué es tan importante que el niño oiga

    Su hijo usa la audición para aprender a hablar, a leer y a escribir y también, lo que no es menos importante, para desarrollar las habilidades sociales.

  • Educar a un hijo con pérdida auditiva

    Cómo equilibrar su papel protector con dar a su hijo la autonomía necesaria para disfrutar de todo lo que le ofrece la vida.

  • El entorno del niño y su vida social

    La audición es importante para desarrollar las habilidades sociales y para poder comunicarse en diferentes entornos.

  • Audífonos Oticon para niños

    Explore nuestras soluciones de audífonos para niños con pérdida auditiva de leve a moderada y de severa a profunda.