Blog de Oticon

Por qué una audición sana es crucial para luchar contra la demencia

Tiempo de lectura
02/07/21

¿Sabías que más de un tercio de los casos de demencia pueden prevenirse o retrasarse?* El riesgo de desarrollar demencia se ve influido, en parte, por factores de estilo de vida que pueden reducir o aumentar el riesgo. La buena noticia es que esto significa que puedes ejercitar tu cerebro o realizar cambios en tu estilo de vida para posiblemente prevenir o al menos retrasar la demencia; y tratar la pérdida auditiva es la mejor forma de comenzar. 

La pérdida auditiva es un factor de riesgo a la hora de desarrollar demencia a mediana edad. Junto con otros factores de nuestro estilo de vida como fumar, la depresión y la inactividad física, la pérdida auditiva sin tratar es lo que llamamos un "factor de riesgo modificable", lo que significa que puedes hacer algo para prevenirlo. De hecho, la pérdida auditiva sin tratar es el factor de riesgo individual más importante para la demencia al que puedes poner una solución preventiva. En este artículo te explicamos cómo y por qué.

Ejercitar tu cerebro es tan importante como ejercitar cualquier parte del cuerpo.

Igual que necesitas usar los músculos de tus piernas para seguir caminando, necesitas ejercitar tu cerebro para que funcione bien y para mantener a raya el deterioro. Tu audición tiene un papel significativo en la salud mental y por eso hemos acuñado el término BrainHearing™.

Puedes ejercitar tu cerebro de muchas formas, incluyendo rompecabezas, resolver crucigramas y problemas matemáticos, pero estas actividades no serán suficientes si sufres pérdida auditiva y no la tratas. La pérdida auditiva sin tratar te pone en un mayor riesgo de sufrir un deterioro mental acelerado debido a la mayor probabilidad de efectos colaterales como dejar de participar en actividades sociales.

¿Cómo una pérdida auditiva sin tratar puede aumentar el riesgo de demencia?

No tratar tu pérdida auditiva puede provocar un aumento del riesgo de demencia, y este es sin duda un motivo por el que tomarte tu audición en serio. Existen muchas formas en que la pérdida auditiva puede aumentar el riesgo de demencia, por ejemplo: 

  1. La pérdida auditiva puede provocar aislamiento social que, debido a la falta de estimulación cerebral a través de las interacciones, ha demostrado ser un factor de riesgo para la demencia.
  2. La pérdida auditiva puede robarnos la energía necesaria para crear recuerdos y pensar para intentar compensar la información que falta de los sonidos debido a la pérdida auditiva.
  3. La pérdida auditiva puede acelerar la atrofia y reducción del cerebro.

En el futuro, los audífonos pueden ser parte de un tratamiento efectivo contra la demencia.

Tratar la pérdida auditiva puede ser más efectivo a la hora de reducir el riesgo de demencia que cualquier otro factor de riesgo modificable incluyendo dejar de fumar (5 %) o hacer más ejercicio físico (3 %).* La pérdida auditiva es el factor de riesgo modificable nº 1 que contribuye a la demencia. Cuando comprendamos completamente la relación entre la pérdida auditiva y la demencia, podremos eliminar el aumento de riesgo del 9 % para la demencia asociado con la pérdida auditiva.

Cuando el sonido entra en sus oídos, se transporta a su cerebro donde se procesa. Tu cerebro realiza cuatro funciones fundamentales para ayudarte a interpretar los sonidos:

  • Tu cerebro separa las fuentes de sonido
  • Tu cerebro reconoce qué es cada sonido y lo interpreta
  • Tu cerebro se orienta según la posición de los sonidos, usando ambos oídos
  • Tu cerebro se centra en lo que importa.

Todo esto sucede de forma simultánea pero para el cerebro de las personas con pérdida auditiva es muy difícil de procesar. BrainHearing™ ayuda al cerebro a transformar el sonido en significado al mismo tiempo que conserva el sonido que lo rodea. BrainHearing™ está presente en una amplia gama de audífonos Oticon.

Descubre más sobre BrainHearing™ aquí

Da el primer paso para frenar la demencia

El primer paso para evitar la demencia es tomar algunas precauciones para disminuir el riesgo. Puedes dejar de fumar y hacer más deporte, pero como hemos explicado en este artículo, lo mejor que puedes hacer es tratar tu pérdida auditiva. ¿Sospechas que puedes sufrir cierto grado de pérdida auditiva? ¿Por qué no realizas nuestra sencilla prueba de 1 minuto para descubrirlo?

Comprueba tu audición aquí

 

*Livingston et al, 2017